Sobreviviente de 10 años pide ayuda en llamadas al 911 durante el tiroteo en la escuela de Uvalde

Publicado: 2 nov 2022, 12:09 GMT-5|Actualizado: 2 nov 2022, 12:32 GMT-5
Envíe Este Enlace Por Correo Electrónico
Compartir en Pinterest
Compartir en LinkedIn

UVALDE, Texas (CNN) - Se han hecho públicos extractos de múltiples llamadas al 911 realizadas por un sobreviviente de 10 años del tiroteo en la escuela Uvalde en mayo que mató a 21 personas.

Khloie Torres, ahora de 11 años, sobrevivió al ataque. Habló con un despachador de policía mientras estaba atrapada en la escuela primaria Robb con un hombre armado que ya había matado a sus amigos y a un maestro. Sus padres aprobaron la publicación de extractos de sus múltiples llamadas.

Los familiares de los que muerieron en la masacre también fueron informados de que este material estaba siendo divulgado.

Khloie, entonces una niña de cuarto grado de 10 años, estaba dentro del salón 112 a las 12:10 del medio dia el 24 de mayo cuando habló con el 911. La policía, a solo unos metros de distancia en el pasillo, se dio cuenta en minutos de que se estaba desarrollando el peor de los casos.

La niña de 10 años, junto con sus compañeros de clase y maestros, algunos muertos o moribundos, estaban solos, atrapados con un tirador activo.

Pasarían otros 40 minutos hasta que la policía finalmente entrara en la habitación y matara al pistolero.

CNN informa que las llamadas al 911 son cruciales para comprender el alcance total de la falla en la aplicación de la ley ese día.

En una grabación, Khloie le dice al despachador que ha habido un tiroteo en la escuela en el salón de clases 112.

“Por favor, apúrate. Hay muchos cadáveres”, dijo la niña de 10 años. “Por favor envíe ayuda”.

La grabación capturó los sonidos de las personas heridas en la habitación gritando de dolor. El despachador le pide a Khloie que le diga a sus compañeros de clase que se mantengan callados y ella hace lo mejor que puede.

“Les digo a todos que se callen y ahora nadie me escucha. Sé cómo manejar estas situaciones. Mi papá me enseñó cuando yo era una niña. Enviar ayuda. Algunos de mis maestros todavía están vivos, pero les dispararon”, dijo la niña.

Menos de dos minutos después de la llamada a las 12:12 del dia, el despachador de Uvalde envía un mensaje urgente a la policía en la escena.

“El niño está informando que está en la habitación llena de víctimas, llena de víctimas, en este momento”, dijo el despachador.

“10-4, Uvalde. ¿Puedes confirmar para ver si ese tirador sigue en pie? ¿O se ha pegado un tiro? respondió un oficial.

Si se hubiera seguido el protocolo del tirador activo, el mensaje del despacho debería haber provocado que la policía entrara en acción e irrumpiera en el salón de clases. En cambio, pasaron 38 minutos, a medida que más oficiales llegaban a la escena con más equipo, hasta que se hizo algo.

Casi 400 oficiales respondieron a la escena en Uvalde, pero Khloie y sus compañeros de clase se preguntaron dónde estaban.

“¿A qué distancia están todos ustedes?” preguntó la niña de 10 años en su llamada al 911.

“Están dentro del edificio, ¿de acuerdo? Tienes que quedarte callado, ¿de acuerdo? respondió el despachador.

“Están dentro del edificio. Solo tenemos que quedarnos callados”, dijo Khloie.

Al otro lado de la puerta, la respuesta policial fue desorganizada y caótica. Los informes oficiales detallan el error catastrófico que se cometió: la policía en la escena pensó que el tirador era un “sujeto atrincherado” y no un “tirador activo”.

Las llamadas de Khloie dejan en claro que se está desarrollando una situación de “tirador activo”.

Las imágenes de la cámara corporal de los departamentos de policía locales y estatales obtenidas por CNN muestran que los oficiales en la escena sabían sobre la llamada telefónica de la niña de 10 años y que había niños dentro de la habitación que estaban heridos y necesitaban atención médica desesperadamente.

Pero se puede escuchar a varios socorristas discutiendo si había niños en la habitación con el tirador y exactamente en qué salón de clases estaban. Los servicios de emergencia intentaron determinar si alguien había resultado herido y dónde estaban.

“El último contacto que tuvimos fue uno de los oficiales de policía de nuestra escuela, su esposa es maestra, ella lo llamó y dijo que se estaba muriendo”, dijo un socorrista en las imágenes de la cámara corporal.

“Simplemente tenían varios niños en la habitación 12, un niño en la habitación 12. La mayoría de las víctimas en la habitación 12″, dijo otro.

Incluso los socorristas parecían frustrados con el tiempo de respuesta.

“[Expletivo]. Estamos tardando demasiado”, dijo uno en las imágenes de la cámara corporal.

Finalmente, 19 niños y dos maestros, todos en las salas 111 y 112, murieron en el tiroteo. Al menos un adulto y un niño no murieron de inmediato, según CNN. Otros diecisiete resultaron heridos.